Aguarde un momento.


   
Cómo obtener plantines de frutilla a través de una planta madre
Fecha: 16/11/2016

La semilla de la frutilla es, en realidad, una planta comercializada por unidad. El importe incide sobre el costo de producción pudiendo constituirse en una barrera. Este artículo enseña, en teoría, cómo obtener plantines de frutilla a través de una planta madre. De aquí, vamos a la práctica.


La frutilla es la fruta de una planta que durante su ciclo de vida se reconoce en dos fases:
1- Fase productiva, producción y comercialización de la fruta, que en nuestro país va desde marzo hasta octubre.
2- fase vegetativa, con producción de plantines o mudas que servirán como 'semilla' en la siguiente zafra, que va desde octubre a marzo.
La calidad de las mudas utilizadas o 'semilla' es uno de los aspectos más importantes en el sistema de cultivo de cualquier hortaliza. En el caso de la frutilla, la producción o la adquisición de mudas dependen en gran medida el éxito de un cultivo en ese rubro.
La 'semilla' de la frutilla es una pequeña plante, de un racimo inicial comercializada por unidad. El importe incide sobre el costo de producción pudiendo constituirse en una barrera para la expansión del cultivo. Este artículo enseña en teoría como obtener plantines de frutilla a través de una planta madre.

LA FASE VEGETATIVA

La fase vegetativa de la frutilla se caracteriza por la reducción de la cantidad y del tamaño de las flores y el inicio de la emisión de estolones. El estolón es el tallo rastrero que nace de la base de otro tallo principal.
La frutilla emite estolones cuando la duración del día se alarga y la temperatura es alta. Esto, hasta llegar al máximo el 22 de diciembre. El estolón es un órgano vegetativo con hábito de crecimiento rastrero, provisto de mudas. Estos, en contacto con el suelo, tienen la capacidad de enraizar, dando origen a una nueva planta individual.
En el caso de la frutilla, una planta madre en buenas condiciones de suelo, fertilización, riego, sanitación, limpieza, media sombra y otros tratos culturales es capaz de producir alrededor de 300 a 400 plantas hijas o mudas, que serán transplantadas en marzo o abril del siguiente año para la producción de frutas, dando así continuidad a su ciclo de vida.
Las plantas madres implantadas en esta época en el vivero encuentran buenas condiciones para 'prender': el calor aún no es excesivo y el trasplante puede realizarse a pleno sol (sin media sombra) y tendrán más tiempo para emitir los estolones desde ahora hasta marzo.

IMPLANTACIÓN DEL VIVERO

Los pasos a seguir para la implantación del vivero son:

1) La buena elección del lugar, debiendo observarse de que no haya sido cultivado anteriormente con frutilla, que tenga buena insolación y ventilación y asegurada una fuente de provisión de agua para riego.

2) La preparación del suelo incluye el volteo o arada, la incorporación de suficiente materia orgánica (estiércol o compuesto) y del fertilizante químico disponible; nivelación y la confección de tablones de aproximadamente 2 metros de ancho.

3) La plantación de la planta-madre con un espaciamiento de 2 metros x 1 metro. Este espaciamiento brinda suficiente lugar para el enraizamiento de los estolones, generando plantines vigorosos y con abundante sistema radicular.

CUIDADOS CULTURALES EN EL VIVERO

Los cuidados culturales más importantes que se deben tener en cuenta en el vivero son:

1-Sombraje o media-sombra: Sirve para proteger a las plantas de los intensos rayos solares y de las altas temperaturas, características de la época de verano y para evitar la rápida evaporación del agua de riego. Cualquiera sea el material utilizado, se debe procurar que apenas el 40 ó 50% de luz penetre en el vivero (50 a 60 porciento de sombra) y que el cultivo tenga una altura mínima de 1,80 metros para facilitar la ventilación y la realización de los cuidados culturales en el vivero. Las media sombras pueden construirse utilizando hojas de coco, takuara, malla plástica o cualquier otro material disponible en el mercado.

2- Riego: Es uno de los cuidados culturales más importantes en la producción de mudas de frutilla pues el agua disuelve los nutrientes del suelo, que las plantas absorben por las raíces. El suelo húmedo facilita el enraizamiento de los estolones que se arrastran sobre la superficie del suelo. El riego, sea por goteo o por aspersión, se debe realizar de dos o tres veces por día.

3- Fertilización de cobertura: Consiste en la aplicación complementaria de abonos nitrogenados para ayudar al crecimiento de los plantines. Aunque es aún temprano para abordar este tema conviene adelantar que la fertilización de cobertura se deberá realizar en dos oportunidades: 20 gramos por metro cuadrado en noviembre y enero. El agregado de estos fertilizantes debe realizarse cuando el suelo esté húmedo o regar inmediatamente después de la aplicación de los mismos.

4- Remoción o escarificación del suelo y control de malezas: Permite romper la costra que se forma en la superficie del suelo causada principalmente por el riego por aspersión. Al remover el suelo se facilita el enraizamiento de los estolones y esto ayuda a eliminar las malezas.

FUENTE: Ing. Agr. José F. Bareiro, técnico especialista


Visitas: 319

Publicado por: DEPARTAMENTO DE COMUNICACION

Redactor: Gloria Benitez