Aguarde un momento.


   
Manejo pos cosecha de la naranja
Fecha: 04/01/2016

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) a través de la Dirección de Comercialización (DC) presenta una guía de manejo pos cosecha de la naranja.


La producción de naranja en el país es muy estacional, se consume en fresco, como alimento por su alto contenido de vitaminas, minerales y otros elementos. También como productos elaborados en forma de jugos, néctares, gelatinas, mermeladas y jaleas.

La naranja es una fruta no climatérica, por tanto no debe cosecharse inmadura. La época de la maduración depende de la variedad, si son tempraneras, medianas o tardías. Se deben cosechar cuando han alcanzado su máximo desarrollo y una buena relación de concentración de azucares y de acidez. El grado de dulzura se puede medir con un refractómetro. Si el valor está entre 8 a 10 y la coloración de la cascara amarillo-naranja en al menos 25% de la superficie de la fruta está lista para cosecharse.

En cuanto a la forma de cosecha se puede realizar de manera manual, agarrando la fruta y dando una vuelta al mismo tiempo de estirarla con cuidado e ir cargando en bolsas cosecheras. Se puede usar tijera especial, cortando el pedúnculo lo más cerca posible de la fruta. La cosecha debe ser cuidadosa para evitar golpes y heridas de los frutos porque estos favorecen la pérdida de agua, desmejoran la apariencia de los mismos y facilitan la entrada de microorganismos patógenos.

Los requisitos mínimos de calidad que debe tener la fruta en todas las categorías, son las siguientes: Las frutas deberán ser enteras y de consistencia firme, sanas exentas de podredumbre, limpias, con una coloración típica de la variedad, exentas de cortes extensos cicatrizados, de daños causados por altas temperaturas, de humedad y deben de contener un mínimo de zumo (jugo) con relación al peso total del fruto.

Poseen diferentes categorías o calidad, estas son:

Categoría extra: la forma, el aspecto exterior, el desarrollo y coloración de las frutas deberán ser característicos de la variedad. No deberán tener defectos, salvo superficiales y muy leves, siempre y cuando no afecten la calidad, conservación y presentación del producto.

Categoría I: las frutas deberán presentar las características de la variedad. Podrán tener defectos leves en la piel, forma, coloración y defectos de origen mecánico ya cicatrizados, siempre y cuando no afecten la calidad, conservación y presentación del producto.

Categoría II: comprende las frutas que no pueden clasificarse en las categorías superiores, pero satisfacen los requisitos mínimos de calidad, conservación, y presentación del producto. En ningún caso los defectos deberán afectar a la pulpa del fruto.

Para la correcta presentación y envasado el contenido deberá ser homogéneo y estar constituido por naranjas del mismo origen, variedad y/o tipo, deberá satisfacer las características de calidad, higiene, ventilación y resistencia para asegurar la manipulación, transporte y conservación de las naranjas. Se usan cajas de madera, cartón o plástica de 20 kg. Aproximadamente o bolsas de malla de plástico. El rotulado o etiquetado, debe tener los siguientes datos, nombre del producto, variedad, grupo, calibre, categoría, peso neto, país de origen y zona de distribución.

El transporte de las naranjas deberá ser en vehículos abiertos o cerrados que aseguren la conservación, el mantenimiento, la calidad, identidad e inocuidad del producto.



Visitas: 897

Publicado por: DEPARTAMENTO DE COMUNICACION

Redactor: Diana Martinetti