Aguarde un momento.


   
Buenas Prácticas en la Poscosecha del Sésamo
Fecha: 15/12/2015

El cumplimiento de estas recomendaciones, contribuirá a mantener y garantizar la calidad del producto, su comercialización e incursión en nuevos mercados de exportación.


El sésamo es uno de los principales rubros de renta en la diversificación de las fincas productivas, que genera fuente de trabajo en el campo, aportando beneficios económicos al sector de la agricultura familiar y el ingreso de divisas para el país, obtenidas con la exportación de los granos.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través de la Dirección de Extensión Agraria (DEAg), contribuye al mejoramiento de la producción, competitividad y gestión de la comercialización del sésamo convencional y orgánico, cuyas principales zonas de producción abarcan los departamentos de Concepción, San Pedro, Canindeyú, Caazapá e Itapúa.

En ese sentido, firmó un acuerdo con el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE), el Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA), el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (INDERT) y la Cámara Paraguaya de Exportadores de Sésamo (CAPEXSE), en cuyo marco se está realizando una campaña de concienciación, para optimizar el manejo de la producción destinada a la exportación.

Para ello, la DEAg elaboró una hoja divulgativa que contiene las recomendaciones básicas para la aplicación de la Buenas Prácticas en la Poscosecha del Sésamo, con el objetivo de prevenir, reducir y evitar la contaminación del producto durante los procesos de cosecha, pos cosecha, empaque, transporte y almacenamiento.

A continuación se citan los principales cuidados a tener en cuenta:

• Para la trilla y limpieza de los granos, utilizar carpas limpias, evitando lugares próximos o cercanos a posibles focos de contaminación (envases de productos químicos, bolsas de fertilizantes y/o semillas tratadas).

• Evitar el uso de productos químicos contaminantes sobre las parvas y/o bolsas acondicionadas.

• Realizar el empaque en bolsas limpias y nuevas (sin uso), evitando bolsas recicladas de fertilizantes u otros productos.

• El lugar destinado al almacenamiento (depósito o galpón), debe ser limpio, bien aireado, aislado del piso, colocar sobre tablas o pallets de madera que impidan la absorción de humedad, evitando mezclas con otros granos cosechados, restos de semillas tratadas, envases de productos químicos, así como el ingreso de animales (aves, cerdos, perros, gatos).


Visitas: 765

Publicado por: DEAG

Redactor: Maribel Melgarejo