Aguarde un momento.


   
Huerta familiar: producción de hortalizas en casa
Fecha: 03/09/2015

El objetivo de las huertas caseras es disponer de alimentos frescos, ricos en vitaminas y sales minerales y libres de plaguicidas químicos.


Muchas son las ventajas de instalar una huerta en el hogar. Mediante ella se puede proporcionar a la familia una variedad de alimentos que complemente la dieta alimenticia y mejore el desarrollo físico y mental de sus integrantes. Así también ayuda a reducir el gasto por la compra de hortalizas.

Que es lo más necesario para tener una huerta?. En primer lugar contar con un terreno soleado de superficie plana y con buen drenaje. El abono, que si bien puede ser comprado, también puede realizarse en casa con cascaras de frutas, restos de verdura, hueso molido, pasto seco y bosta de animales.

También se necesita semillas, herramientas manuales, agua y por sobre todo, trabajo.

En el cultivo tradicional se utilizan los canteros o tablones, en las huertas orgánicas y agroecológicas se construyen “camas” que son parecidas a los tablones pero contienen reserva de abonos y duran más tiempo.

Una vez que el terreno este limpio de latas, piedras, vidrios y yuyos, se afloja suavemente los primeros 30 cm del suelo con ayuda de la pala, no hace falta voltear para darle aireación y favorecer el drenaje.

Las medidas recomendadas para los tablones, que facilitan el manejo de las plantas son de 1 a 1,20 metros de ancho por cada 5 a 10 metros de largo, 40 cm de caminero o pasillo y alto de 15 a 25 cm. Estas medidas pueden variar a cada situación.

Finalmente se incorpora al suelo de 2 a 5kg por m2 de estiércol de vaca, compost, mantillo u otro abono orgánico; se nivela el terreno y se deja listo para la siembra y/o trasplante.

Pueden aprovecharse cajones de madera, envases de plástico, macetas de cerámica, palanganas viejas, baldes, cubiertas y otros.

Todos los recipientes deben tener orificios en el fondo para el exceso de agua, 10 a 15 cm de alto, 35 cm de ancho y 50-60 de largo.

El zapallo, zapallito, melón, sandía y otras especies de semilla grande se pueden sembrar en vasitos de yogurt o en masetas de papel diario.

En cuanto a la siembra, es recomendable tener un calendario de siembra para ayudar a planificar una producción diversificada de hortalizas durante todo el año.

Tener una huerta implica realizar ciertos cuidados culturales como el riego, que en verano se recomienda regar todos los días a partir del momento de la siembra o del trasplante mientras que en invierno conviene hacerlo cerca del medio día para evitar daños por heladas.

El raleo es otro cuidado requerido. El mismo consiste en eliminar las plantas menos vigorosas, que han crecido muy juntas y dejar la distancia necesaria para que crezcan mejor.

La limpieza es esencial para evitar que las plantitas compitan con las hierbas por luz, agua y alimento. Se debe hacer con mucho cuidado para no lastimar las plantas ni las raíces. Generalmente se limpia con azada, escardillo o manualmente.

El abono que se utilice debe estar bien descompuesto para evitar fermentaciones que dañen las raíces y para evitar que las plantitas sean afectadas por las altas temperaturas durante el verano, se puede instalar un techo con hojas de cocotero u otras plantas que sirva como media sombra. Otra opción es proteger el cultivo con mallas de plástico.

Por otra parte, la asociación de dos o más especies de hortaliza con diferente sistema de raíces, permite mejorar el aprovechamiento del suelo. Se puede diversificar plantas de crecimiento vertical con otras de crecimiento horizontal o asociando a hortalizas de crecimiento rápido con las de crecimiento lento.
Cuanto más se utiliza el suelo, menos espacio queda para el crecimiento de malezas.

Las plantas asociadas no compiten por nutrientes porque extraen de distintos lugares los alimentos. Un claro ejemplo son las hortalizas de hojas, que tienen raíces más superficiales y extraen nitrógeno mientras que las raíces más profundas aprovechan el potasio.

Se recomienda consumir hortalizas todo los días, ya que ésta junto con las frutas forman parte importante del grupo de los reguladores y sus alimentos nos defienden de las enfermedades con aporte de vitaminas y minerales.

A continuación, el material Huerta Familiar elaborado por técnicos del MAG, a través del Programa Fomento de la Producción de Alimentos por la Agricultura Familiar (PPA).

CLICK AQUÍ para ver el Material


Visitas: 2556

Publicado por: DEPARTAMENTO DE COMUNICACION

Redactor: Fatme Urbieta