Aguarde un momento.


   
El Día del Agricultor tiene, este año, una especial connotación en el Paraguay
Fecha: 15/05/2015

Este domingo se celebra en Paraguay el Día del Agricultor. La celebración es especial, pues, coincide con el Año Internacional del Suelo, declarada así por la FAO. El Papa Francisco, en su visita, tiene previsto, además, marcar especial énfasis sobre la importancia que los Estados deben prestar a este sector. El Gobierno ha empleado este año ingentes recursos para este sector, como el extraordinario programa de apoyo financiero de doble propósito: enseñar a los agricultores el valor del dinero e invertir en la aplicación de tecnología para sus cultivos.


Cada primer domingo después del Día de la Independencia, en Paraguay se celebra el Día del Agricultor.
Este año, esta celebración tiene una connotación especial, pues, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas, ha declarado al 2015 como el Año Internacional del Suelo. En 2014, fue el de la Agricultura Familiar.
Además, la visita al Paraguay del Papa Francisco, prevista para dentro de 2 meses, estará enmarcada en la necesidad de seguir fortaleciendo a la agricultura familiar campesina.
El Papa pondrá énfasis a la importancia que debe tener para los Estados el apoyo a este sector.

LAS ACCIONES DEL GOBIERNO
POR LA AGRICULTURA FAMILIAR

Por la semana del Día del Agricultor, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) desarrolló varias actividades a través de sus Centros de Desarrollo Agropecuario (CDA) y Agencias Locales de Asistencia Técnica (ALAT), en distintos puntos del país.
Se han entregado proyectos de desarrollo y financiero y las tareas de asistencia se vienen cumpliendo cada mes en todos los puntos del país.
Como parte del compromiso con la Agricultura Familiar Campesina, el MAG también ha impulsado programas especiales dirigidos a este sector, el más vulnerable en el espectro productivo paraguayo y razón de ser de la cartera agropecuaria.
Paraguay, dentro del mercado global de producción de alimentos, es una de las naciones que más contribuye a la alimentación de la humanidad: ocupa los primeros lugares como exportador mundial de carne, granos y derivados de tubérculos. Como muestra de compromiso con la alimentación global, se erige como el único país tropical del mundo en producir trigo.
En general, el sistema de producción de alimentos para el mundo corresponde al sector de los cultivos a escala.
Sin embargo, se ha comprobado que la Agricultura Familiar campesina sigue siendo, en un 90 por ciento, la principal generadora de sustento de los hogares rurales, no solo en Paraguay sino en todo el planeta.
Estos datos, manejados por los distintos organismos de las Naciones Unidas, han servido de base para considerar nominar al 2015 como el Año Internacional de la Agricultura Familiar.
El Gobierno Nacional, en cumplimiento de estos lineamientos, ha desarrollado programas específicos, dirigidos a la Agricultura Familiar campesina.
Solo para este año, el Gobierno -Administración central y el Congreso de la Nación- han aprobado la colocación de bonos soberanos de la República por 50 millones de dólares, cifra que está destinada completamente a apoyar proyectos productivos para la Agricultura Familiar campesina.
Además, ha impulsado la ejecución de un préstamo de 100 millones de dólares del Banco Mundial para apoyar, sin contrapartidas, al sector más vulnerable del campo: las familias de agricultores de más escasos recursos.
Se prevé utilizar enteramente a estos montos en el lapso de 2,5 años, con el objetivo de renovar los proyectos y aumentar la presión sobre la pobreza, en busca de eliminarla.
En el marco de la aplicación de estos fondos el Gobierno ha impulsado sus programas rurales con doble propósito: invertir en tecnología e inculcar a los agricultores el valor del dinero, otorgando créditos blandos denominados 70/30, 50/50 y 90/10. Esto significa que del ciento por ciento prestado por el Estado, los agricultores solo deberán devolver el 30, 50 o 10 por ciento.
Por años, los Gobiernos de turno han entregado fondos al sector campesino sin propósitos específicos como el enseñar a las familias el valor del dinero.
Estas prácticas han llevado a campo al borde de la ruina, abriendo paso a la competencia en favor de la agricultura empresarial o de escala.
Desde este año, el Gobierno Nacional ha implementado la utilización de los fondos disponibles para que los labriegos accedan a la tecnología, no solo para el uso de herramientas modernas de mecanización de cultivos sino, también, a la posibilidad de aprender acerca de las tarjetas bancarias electrónicas y métodos de inserción en el sistema financiero global.
El uso de invernaderos en las campiñas, hasta hace poco un privilegio solo de las empresas, es otro de los aspectos que el Gobierno ha implementado para mejorar las condiciones de vida de los agricultores.
Estas tecnologías y pasos en el sector agropecuario no solo beneficiarán a los agricultores. Abre, además, la posibilidad al país de romper la estacionalidad de los precios de productos hortofrutícolas, la que hace que los costos fluctúen al ritmo del sube y baja.
Estas medidas surtirán efecto en poco tiempo más.
Para este año, el cultivo de productos frutihortícolas sufrirá su más importante recuperación.
El ministro de Agricultura, Jorge Gattini, declaró con optimismo que el período actual de Gobierno marcará el punto de inflexión del crecimiento general de la economía rural y la macro-economía nacional.


Visitas: 2096

Publicado por: DEPARTAMENTO DE COMUNICACION

Redactor: